Curso Yoga (Parte IV y fin)

 

  La Tortuga En sus movimientos imita la lentitud de la tortuga. La longevidad. Estimula la función de los riñones, alivia las piernas fatigadas. Calma el dolor de lumbago. Libera las emociones negativas. Esta asana relaja totalmente. Alarga la vida.

 

 

 

  Siéntate en el suelo con las piernas separadas y la espalda recta, lleva las rodillas hacia los lados, junta las plantas de los piés, deja caer la cabeza colgando hacia delante, como si fueras una muñeca rota, pasa los brazos por el exterior de las piernas cogiendo los piés con las manos. Quédate en absoluto relax, respira lentamente y permanezca todo el rato que pueda en esta placentera postura.

 

  La Cruz Deshace los nudos y tensiones vertebrales. Desbloquea la energía, masajea órganos inferiores, reduce grasa de los muslos y cintura.

 

 

 

  Tumbado en el suelo extiende los brazos en cruz, lleva las piernas hacia arriba, rectas, date un impulso ligero y extiéndelas de lado hacia la derecha, gira muy lentamente la cabeza hacia la izquierda. Se expande la zona torácica, ves respirando lenta y profundamente. Repite hacia el otro lado.

 

 

 

 

 

  El Cadáver (Shavasana) PARA FINALIZAR UNA SESION DE YOGA ESTA DEBE    SER LA ÚLTIMA DE LAS ASANAS.

 

  Sentirás una completa relajación de los músculos. Relaja todo el sistema nervioso. Tranquiliza el espíritu y el alma. Proporciona sosiego y serenidad .Libera de la angustia y la ansiedad. Si la practicas asiduamente desaparecerá cualquier problema de insomnio. Y además incrementa la energía.

 

  Tiéndete sobre el suelo, separa las piernas , coloca los brazos a ambos lados del cuerpo sueltos y relajados.

 

  Relájate, húndete en el suelo como si estuvieras flotando sobre el agua. Respira lentamente, abandónate.

Trata de evadirtse completamente de todo. No pienses en nada. Vacíate de pensamientos.

  Permanece en este estado todo el tiempo que necesites, cuando sea tu momento poco a poco recobrarás tu estado normal. Incorpórate a él muy lentamente, sintiendo el profundo relax en todo tu cuerpo.

 

 

 

  Con esta asana finalizará la sesión de yoga y se sentirás relajado, volátil, feliz, dispuesto a vivir tu vida recargado de energía y equilibrio.