NUMERO 1. EL LIDER

El poseedor del número 1 es individualista, independiente y decidido. Por ser creador,    es primero en toda acción, pues es líder y hacedor. Es el señor idea; pero debe guardar sus planes para trabajar mejor, solo y tranquilo. Deberá liberarse de todo vínculo familiar, proyectándose    como pionero en un nuevo campo.
    Tiene valentía e inteligencia para explorar lo desconocido. Por tener considerable capacidad ejecutiva, es apto como gerente o jefe de un negocio o empresa, o promoviendo a un movimiento nuevo. A    diferencia de la mayoría de los números, éste aprende más por experiencia, pues le desagrada que le aconsejen, es orgulloso, contrario a la crítica y casi siempre temperamental. Sería mejor    centrarse en sí mismo, ya que la mayoría de los unos representa al principio del yo primero.
    Puede triunfar en la vida como inventor, aviador, ingeniero, maestro, comerciante, líder, jefe de un negocio, pionero, en el campo automotriz o eléctrico.

 

NUMERO 2. EL    AMIGO

El número dos es de naturaleza dual. Puesto que puede ver los dos lados de una    situación, sirve de equilibrio de fuerzas opuestas y se califica como excelente árbitro o pacificador. Es el amigo estupendo, el empleado ideal o la pareja perfecta.
    Generalmente el número dos es tímido, sensible y falto de confianza en sí mismo. Es parte de su propio Karma, por lo que deberá en esta vida evaluar sus caracteres y capacidades para apoyarse    sobre sí. Como estadístico es bueno ya que recoge y examina información de ambos lados debido a su naturaleza dual. Es emotivo y a menudo se inclina por la música. Se caracteriza por su    incansable búsqueda de la paz. Tiene gran sentido del ritmo y la armonía. Como número dos, trabaja mejor con otra persona o bajo el mando de alguien, que ejerciendo su capacidad individual. Es    cooperativo, tiene tacto, es benévolo y tolerante, cualidades de un diplomático.
    Los número dos pueden ser estadistas, contadores, empleados públicos, diplomáticos, bibliotecarios, músicos, pintores, políticos o pacificadores
.

NUMERO 3. EL    COMUNICADOR

El acreedor del número 3 es el arquitecto, toma la vida como viene, ama el placer y es    esencialmente juvenil.
    Tiene talento para expresarse cuando habla, escribe o actúa. Está dotado de creación, pero no se destaca como práctico. Sueña grandes aventuras, ya que piensa en gran escala. Por tener una mente    rápida y aguda, aprende con facilidad. Puede hacer casi todo de lo que se propone realizar. Esta dotado de súper-imaginación, lo que lo hace apto para el espectáculo. Esto puede conducir a muchas    oportunidades y buen éxito financiero. Los número tres deben precaverse de no dispersar su talento en varias direcciones a la vez. Muy pocos tres son victimas de la inquietud o depresión, pues    como tres, disfrutan de la vida social con la expresión como nota clave.
    Hay tres tipos de tres. Uno es la variedad estudiosa o mental; el otro la variedad social; y el tercero, la variedad emotiva y levemente inestables. Los números tres pueden triunfar como    oradores, escritores, bailarines, actores, músicos, pintores, humoristas, comediantes, directores, comerciantes, especialmente de productos de belleza o sanitarios.

NUMERO 4. EL    CONSTRUCTOR

El número cuatro es el albañil, el que construye. Le llaman "la sal de la Vida”, es    seguro, estable, práctico y confiable. Genera confianza a través de la dedicación, honradez y esfuerzo. Camina sin tropiezos, vive en la tierra y no en las nubes. Es trabajador y conservador en    sus puntos de vista y en el modo de encarar las finanzas.
    Como número cuatro es practicante de la disciplina, no teme al trabajo duro ni a la labor manual, causa que lo hace merecedor de un puesto de mando, ya que como ha aprendido a obedecer, sabe    mandar… Su vida en general pertenece al público. Puede ser empleado del gobierno, en alguna especialidad cívica, o política. Es amante del orden, patriótico, sistemático, excelente en asuntos de    rutina. No es del tipo creador, pues carece de la imaginación necesaria.
    Puede trabajar como contratista, granjero, mecánico, dibujante, obrero, capataz, contador, político y todas aquellas actividades rutinarias.

 

NUMERO 5. EL ESPÍRITU LIBRE

Libertad y expansión en todas las cosas, es el lema de número 5. Es el número de la    experiencia, aprende promoviendo ideas por las que tiene insaciable curiosidad. Todo lo que cree estará fuera de lo común. Su pensamiento es analítico y trata de encontrar las razones del porqué    de las cosas.
    Generalmente es inquieto, impulsivo, perceptivo y rápido en su actuar. Ama la aventura y si es necesario caminar en la cuerda floja lo hará. Le atraen los nuevos desafíos y gusta ir ligero de    equipaje. Necesita tener pocas ataduras para poder desarrollarse con plenitud.
    También puede ser un atleta de renombre, o dirigir una agencia de viajes. Disfruta de la compañía del sexo opuesto.
    Puede alzarse en la vida como vendedor, psicólogo, investigador, escritor, periodista, detective, viajante o aventurero.

 

NUMERO 6. EL    RESPONSABLE

El número seis son aquellos que simbolizan el idealismo, la responsabilidad y la    justicia. Su instinto maternal / paternal los guían como jefes de familia que cuidan de los suyos, característica que desarrollan plenamente como jefes en su trabajo o con responsabilidades    dentro de su comunidad. Su vida se centra en el hogar y la familia; poseen principios conservadores y profundas convicciones.
    La influencia del número 6 se encuentra en el servicio humanitario, por eso los encontraremos desarrollando actividades de asesoramiento, apoyo o servicio al prójimo. Su simpatía, generosidad,    sabiduría y comprensión son los fundamentos de su vida y definen como la interpretan. Las buenas obras forman parte de lo cotidiano, y disfrutan con las artes, la música o un bello paisaje. Les    gusta estar rodeados de gente y amigos, siendo excelentes mediadores y consejeros. Es el arquetipo del Amante… En la vida puede desempeñarse como músico, cantante, médico, decorador, asistente    social, maestro, enfermero o cocinero.

 

NUMERO 7. EL    FILÓSOFO

El número siete es un pensador profundo. Es el arquetipo de buscador que se hace    continuamente preguntas (porqués), pero no se hace la pregunta adecuada (para qué). Absorberá conocimiento prácticamente de toda fuente. Por ser intelectual, científico y estudioso, jamás    aceptará alguna premisa sin haber agotado todas las probabilidades de error y obviamente sacará sus propias conclusiones. Se inclina hacia lo espiritual y filosófico. Su alma es pacífica y    cariñosa, muy intuitivo, reconoce de inmediato aquel que no es sincero, no tiene muchos amigos pero los que tiene son para toda la vida. Necesitan tiempo para estar tranquilos, con sus propios    pensamientos, y sus sueños mas queridos. Debe aprender a vivir solo estando acompañado consigo mismo.
    Un número siete es espiritual, conectado con lo místico, no le gustan los consejos, confía mas en su voz interior. De pocas palabras, se guarda sus pensamientos y opiniones, aunque si aparece    alguien que le dé buena conversación, sacará su conocimiento y hablará con autoridad. Su nota clave es la perfección, no la popularidad. Puede parecer frío y distante, pero esto se debe a que    está satisfecho con su vida interior plenamente. Es más bien idealista que materialista. Ama la naturaleza y es afecto con los animales.
    En la vida puede trabajar como científico, maestro, ocultista, escritor, inventor, filósofo, abogado, actor, analista o líder religioso.

 

NUMERO 8. EL    EXITOSO

El número ocho, si cree en la suerte, jamás deberá confiar en ella, pues su Karma le    pide esfuerzo y trabajo sin alejarse de la justicia Cósmica. Puede tener éxito en amplias proporciones si se mueve cautelosamente, conservando el material que posee y confiando en su propio    juicio e inteligencia, pues los número ocho son mentales y bien equilibrados. Si vive con esta regla de oro su misión será cumplida con muy poco esfuerzo de su parte.
    El símbolo del número ocho es un doble círculo. Es el número de libra, la balanza, significando equilibrio y organización. Su aspecto es material, muy semejante a un número cuatro, pero como    doble valor, puede llegar a mayores alturas. Se interesa más por el éxito financiero que por lo espiritual, ya que el número ocho es una vibración comercial. En sus relaciones se muestran    honestos, abiertos y firmes, pero sus ocupaciones y preocupaciones los mantienen alejados de ellos; deben buscar el amor para suavizar su carácter. El afecto y el cariño abren su corazón, siempre    que logren compaginarlo dentro de alguno de los proyectos de su vida.
    En el comercio es apto para triunfar en casi todos los campos, incluso como presidente o gerente de una compañía. También puede ser atraído hacia el código de comercio, actividades bancarias,    manufacturación, asuntos cívicos y política. Si un número ocho escoge una carrera literaria, por lo común es de editor o crítico, nunca autor, aunque podría escribir un libro sobre cómo actuar,    relativo a alguna fase comercio.

 

NUMERO 9. EL    HUMANITARIO

El nueve es el símbolo del amor universal y amor al prójimo. Tienen muy desarrollada la    generosidad y la compasión, son personas de mente abierta, que inspiran confianza y se sienten responsables por las personas menos afortunadas. Su generosidad los lleva a poner sus bienes en    proyectos que tengan que ver con el bien común o en obras de carácter humanitario. Su lema debería ser: no des pescado al hambriento, enséñale a pescar.
    Poseen también grandes cualidades para lo místico y una sensibilidad muy fina que les permite percibir los estados de ánimo de los otros; disfrutan con la música, los colores y las cosas bellas.    Su carácter amistoso y agradable atrae a los demás, entablando amistad casi de inmediato. En sus relaciones prevalece su comportamiento amable y su franqueza. Encontramos números nueve ocupados    en trabajos relacionados con la justicia, como guías espirituales, maestros o educadores.

 

NUMERO 11.

En todo número once existe el idealismo. Generalmente es un soñador y a veces un místico. Al tener mucha    visión, puede abrir puertas y ayudar a los demás para mayores logros. Al ser psíquico, deberá seguir sus corazonadas.
    Es buen orador, a la gente le gusta escuchar los sermones de numero once. Debe aprender a ser práctico y llevar a cabo sus planes en vez de dejarlos a medias, de lo contrario tenderá a vivir en    las nubes sin realizar nada.
    Debe aprender a cumplir con sus citas y ser puntual en ellas. Debe pensar primero en los demás, sirviendo a los demás en ves de realizar planes que sólo le benefician a él.
    Podrá triunfar como psicólogo, maestro, orador, escritor, filósofo, evangelista, psicoanalista, misionero, actor, inventor, explorador, en radio, televisión, astrólogo o asistente social.
    Como el número once es un número maestro, realmente se espera mucho más que esto de su portador. El número once reducido da dos; si el poseedor del número once es un poco haragán puede ver    entonces el número dos que es el significado de un once no desarrollado a pleno.