Feng Shui para mejorar la suerte en la riqueza



  Los chinos tienen varios dioses de la riqueza. Probablemente el más conocido sea el que describo más abajo; es el dios que he “invitado” a entrar en mi hogar. También lo he recomendado, con gran éxito, a muchos amigos míos.
.

  Se llama Tsai Shen Yeh y a menudo está sentado sobre un tigre para simbolizar el control que ejerce sobre el animal. En los años lunares del tigre, se cree que mostrar a este dios de la riqueza es particularmente favorable. Yo no venero ni rezo a esta deidad. En lugar de eso, considero su presencia en mi hogar como puramente simbólica. Como buena medida, también cuelgo de él un grupo de nueve monedas chinas atadas con un cordel rojo especialmente anudado para estimular los atributos de prosperidad de las monedas.

  Dónde poner el dios de la riqueza

  El mejor lugar es sobre una mesa o repisa que tenga entre 76 y 83 cm de alto y mire directamente a la puerta de entrada. Sí, lo primero que se ve cuando se entra en la casa es al dios de la riqueza. El atrae la energía o chi al hogar, transformándola en una energía saludablemente próspera. Si no es posible poner el dios en ese lugar, un buen sitio es el rincón de la sala de estar opuesto en diagonal a la puerta de entrada. El dios de la riqueza siempre debe mirar hacia la puerta. No lo pongas en el dormitorio ni el comedor. Otra deidad frecuentemente usada y muy conocida en Kuan Kung. Y uno de los mayores favoritos es el rollizo Buda riente.