La grafología

                          La grafología

 

La grafología es una técnica para descubrir la personalidad de un individuo, determinar las características específicas de su carácter, conocer la naturaleza de sus emociones, sus aptitudes profesionales, el tipo de inteligencia, etc.

Esta técnica se basa en el estudio de la escritura, en el tamaño y el espacio que ocupa dentro de un texto, en su inclinación, sus trazos, sus extensiones, etc. Para realizar un estudio básico de personalidad, podemos pedir que alguien escriba un texto en una hoja en blanco (sin reglones) y luego dividirlo con dos líneas que se cruzan para obtener los “vectores gráficos”. El punto de intersección de esos vectores, representa el plano emocional.

 

 

Un texto inclinado hacia el vector izquierdo, indicará rasgos de representación femenina, tales como percepción, timidez, inhibición, pudiendo también mostrar indicios de egoísmo, egocentrismo o una tendencia a la contemplación del pasado.

Un texto inclinado hacia el vector derecho, por otra parte, mostrará rasgos de representación masculina, tales como extroversión, coraje, proyección, intuición, creatividad y una tendencia a visualizar el futuro.

 

 

A su vez, una letra cuyos trazos predominan hacia el vector de arriba, puede indicar una personalidad idealista, espiritual, pensante, mística e inclusive con ambiciones de poder.

 

Una letra cuyos trazos predominan hacia el vector de abajo, puede indicar una personalidad sentimental, un poco inconsciente, la existencia de un trabajo que requiere motricidad física, como también la presencia de necesidades materiales y sexuales.

 

Por otra parte, podemos evaluar a través de la escritura:

 

- El espacio: muestra el aspecto social de la personalidad. A través de éste, el individuo muestra la forma de vincularse, su capacidad de adaptación y la confianza que tiene en sí mismo.

 

- El trazo: muestra la energía activa o pasiva de la personalidad. A través de éste, podemos conocer la energía de una persona y la forma en que administra sus recursos.

 

- La forma: muestra la imagen que da una persona y también la que quiere dar. A través de ésta, podemos inclusive entender cómo se adapta a su entorno.

 

- El movimiento: muestra las motivaciones y la actividad de una persona. A través de éste, podemos también conocer su capacidad de evolución.

 

- La firma: representa el sello más verdadero de la personalidad. A través de ella, se puede revelar el “Yo interior” oculto. En la rúbrica podemos llegar a descubrir las más secretas ambiciones de un individuo.

 

 

La aplicación de la grafología incluye variados campos de acción:

- A nivel personal. Ayuda a conocer mejor a los demás y puede utilizarse como técnica de autoayuda y desarrollo personal.

 

- Docencia. Puede emplearse para detectar vocaciones y profesiones adecuadas al individuo. Los profesores pueden utilizarla para conocer mejor las aptitudes de sus alumnos.

 

- Justicia. El peritaje caligráfico se emplea para detectar falsificaciones de firmas, autentificar notas de suicido, escrituras de secuestros, etc.

 

- Recursos humanos. La grafología puede usarse como información complementaria en los procesos de selección de personal. También, puede servir para identificar la compatibilidad de caracteres entre jefes y subordinados. Finalmente, también puede utilizarse para identificar determinadas aptitudes tales como: capacidad de liderazgo, nivel de organización, responsabilidad, etc.

 

- Salud. La grafoterapia es un sistema de curación natural a través de la modificación de algunos trazos de nuestra escritura. Mediante la realización de ejercicios grafoterapeúticos es posible generar en el funcionamiento del cerebro nuevos reflejos condicionados que actuarán sobre las glándulas endocrinas, lo que puede ayudar a mejorar determinadas patologías.