¿Qué significan los colores que se usan en los mandalas?

 

  El uso de los colores está relacionado con el estado de ánimo de quien dibuja. Estas son algunas claves para la interpretación de los mandalas.

 

  -Blanco: nada, pureza, iluminación, perfección.

  -Negro: muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, ignorancia                       .

  -Rojo: masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión.

  -Azul: tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.

  -Amarillo: sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad.

  -Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.

 

 

   MANDALAS : Las esferas de la suerte

 

  El mandala es un círculo “mágico” con efectos relajantes que actúa sobre nosotros armonizando nuestro mundo interior con el exterior. Estos efectos se consiguen a través de la meditación mandálica o bien a través del dibujo de mandalas personales, donde además se da rienda suelta a la creatividad.

  Los mandalas están inspirados en la naturaleza, reproducen sus simetrías y sus colores en una estructura con forma de círculo, el patrón mandala por excelencia. Es la forma geométrica más perfecta, usada durante milenios para ilustrar la totalidad y la verdad.

  Se puede decir, que hay tantos mandalas como individuos en el mundo y, sin embargo, en esencia, todos son iguales...

 

 

   MANDALAS : Los Mandalas Orientales

 

 

  Los Mandalas Orientales son objetos visuales redondos o cuadrados para mirar cuando se medita o para orar. El uso de Mandalas no es privativo de Oriente sino que ha sido y es usado por muchas religiones y movimientos religiosos.

El mandala constituye una representación del universo y el orador ha de introducirse, concentrándose de forma paulatina en cada uno de sus estados y absorbiendo la lógica de su forma, de fuera hacia dentro.

Según Carl Jung: "Es la premonición de un centro de la personalidad, un cierto punto central dentro de la psique, con el que todo está relacionado, mediante el cual todo se ordena, y que es en sí mismo una fuente de energía. La energía del punto central se manifiesta en la compulsión y necesidad casi irresistible de llegar a ser lo que no es, así como cada organismo tiene el impulso de asumir la forma característica a su naturaleza, cualesquiera sean las circunstancias.