Los Planetas

 

Los planetas influyen en el carácter de cada signo de acuerdo a su naturaleza y a sus propias características. Aunque el signo astral o solar es el que rige el horóscopo refleja el yo interior y los aspectos profundos de la identidad, la Luna es igual de importante ya que revela las reacciones emocionales ante distintas circunstancias.

 

 

A continuación se detalla el significado que se ha dado a cada uno de los planetas:

 

                                                             El Sol

 

El Sol: En astrología el Sol se sitúa en el centro de nuestra galaxia y es la fuente de vida de la Tierra por ello es un símbolo de vida, calor, luz, poder, atrevimiento y masculinidad. Astro que infunde la fuerza del fuego, con mucha positividad e individualidad. A quien nace bajo su signo le infiltra un carácter noble y una fuerte personalidad y le dota de voluntad y gran generosidad. En exceso puede resultar arrogante, dominador y egocéntrico. Representación pura del espíritu, la mente, la confianza en uno mismo, la acción y la sexualidad. Rige al signo de Leo.

 

 

                                                             La Luna

 

La Luna: Definida por los astrólogos tradicionales como la madre cósmica, por ello a los nacidos bajo su influencia se les considera bondadosos y comprensivos. La Luna es un símbolo de transformación y de cambio aunque también de pasividad. Signo que aporta sensibilidad e intuición y que tiene una especial influencia en la mujer y el niño. Entre sus manifestaciones negativas podemos encontrar la extravagancia y la excitación nerviosa exagerada. Rige al signo de Cáncer.

 

 

                                                         Mercurio

 

Mercurio: Planeta cercano al Sol caracterizado por ser el más rápido. Además simboliza la inteligencia, la agudeza de ingenio y la lucidez intelectual, la comunicación y la maleabilidad. De fuerte predisposición hacia el pensamiento analítico. Entre los aspectos negativos que se le atribuyen se encuentran la hipocresía y la deshonestidad. Mercurio simboliza la escritura, el habla, el pensamiento, la capacidad mental, la forma de expresarse, la habilidad crítica y el sentido común. Es el regidor de los signos de Géminis y virgo.

 

 

 

                                                            Venus

 

Venus: Diosa del amor (Tauro) y de la paz (Libra). Planeta femenino que irradia armonía y es dominado por la belleza, el amor y la sensualidad. Regido por la belleza, el arte, el dinero, la suerte y el éxito. Siente aprecio por las bellas artes, así como el talento y la buena disposición hacia las mismas. Le gusta mantener la paz allí donde va y propiciar la armonía donde exista desacuerdo. Rige a los signos de Tauro y Libra.

 

 

 

                                                               Marte

 

Marte: Dios de la guerra que se caracteriza por albergar una gran fuerza, energía, voluntad y agresividad. Posee rasgos de signo contrario, rige la vida y la muerte, y sus aspectos negativos como la cólera, la venganza o la ambición, van unidos a cualidades profundamente vitales y viriles sin las cuales el mundo carecería de la energía necesaria para transformarse. Denominado como el Planeta de la acción, la energía y el espíritu emprendedor no se encuentra tampoco exento de fricciones, conflictos, guerras y preocupaciones. Rige a los signos de Aries y Escorpio.

 

 

 

                                                          Júpiter

 

Júpiter: Es el gigante de gas del sistema solar que absorbe todo cuanto está a su alrededor. De carácter aventurero disfruta siempre de una libertad innata para hacer lo que quiere. Regido por el sentido de la sabiduría y justicia, en algunos casos confiada y optimista (Sagitario) y en otros más sosegada (Piscis). Planeta de la fortuna y de la riqueza, de la religión y las aspiraciones morales. Se le caracteriza por albergar dotes de promotor, emprendedor y por procurar el bienestar espiritual y material de los suyos. Rige a los signos de Sagitario y Piscis.

 

 

 

                                                          Saturno

 

Saturno: Considerado como el planeta del trabajo duro y los obstáculos, la disciplina, el estatus, el honor y la recompensa por el esfuerzo. Las personas nacidas bajo la influencia Saturniana se enfrentan sin dificultad a cualquier reto y disfrutan del prestigio que logran al conseguirlo. Establece un orden para llevar a cabo todos los acontecimientos de la vida, ayudando a tener paciencia, experiencia y sabiduría para superar cualquier situación difícil. Es el regidor de Capricornio.

 

 

 

                                                              Urano

 

Urano: Planeta que representa los cambios, los movimientos agresivos, la originalidad y el progreso, además de la independencia y la capacidad creadora. Asociado a la era electrónica de los ordenadores, la televisión, la astrología y los descubrimientos científicos. Es capaz de alterar cualquier rutina bien asentada y provocar un trastorno repentino o una catástrofe ocasional. Rige al signo de Acuario.

 

 

                                                           Neptuno

 

Neptuno: Planeta que significa la receptividad, la intuición, la emotividad, el carácter un tanto nebuloso, la videncia y el surrealismo. También esta ligado a temas relacionados con la creatividad, el misterio y la ilusión. Puede llegar a ser un símbolo de contradicciones y por otro lado resultar bastante revelador en cuanto al lado espiritual de la vida. Rige al signo de Piscis.

 

 

 

                                                        Plutón

 

Plutón: Planeta de profundidades abisales donde además de contener oscuras fuerzas del mal se hayan increíbles riquezas y recursos que ayudarán a alcanzar a cualquier ser elevados niveles de conciencia y de progreso espiritual. Ligado a grandes intereses, negocios, grupos, etc. Asociado también al mundo de la política internacional, el gansterismo, los movimientos y los grandes descubrimientos científicos. Planeta que implica destrucción y renacimiento. Rige al signo de Escorpio.