Elemento Agua

 

 

El agua es la segunda energía más densa, después de la tierra. Ante un estímulo aplicado en cualquier punto de la misma, el agua responde vibrando en toda su extensión. Es por ello, que en la astrología el agua representa lo vulnerable, lo inestable y lo fácil de influenciar. Su color es el azul y el temperamento asociado a este elemento es el flemático. El agua es fría y húmeda, pasiva y es el segundo elemento más yin, tras la tierra.

Los signos regidos por este elemento expresan su energía motora a través de las emociones. Éstos se caracterizan principalmente por su sentimentalismo y todo lo que circunda al mismo: pasiones, anhelos, frustraciones, placeres, temores y todo el mundo psíquico. Viven en un mundo carente de lo físico y mental, donde los estados de ánimo y la extrema subjetividad cobran un papel fundamental.

 

 

Entre las virtudes que caracterizan a los hombres de agua se encuentran la profunda emocionalidad, la receptividad con los sentimientos ajenos, la adaptabilidad, compasión, altruismo y su vigor espiritual. Mientras que entre sus debilidades se encontrarían la inestabilidad, vulnerabilidad, exceso de sentimentalismo, frustración, manipulación de los demás, miedos irracionales, desconfianza y en algunas ocasiones cierto aislamiento.

En cuanto a la ordenación de los signos de agua, Cáncer es el primero, y por ello es el más sensible a cuestiones emocionales, representa al niño y su divisa sería "Yo siento". Escorpio es el signo que se manifestaría a través de la expresión "Yo deseo" y estaría relacionado con la experiencia del sexo. Mientras que, por último, Piscis, sería el que mayor sensibilidad psíquica desprendería y cuya manifestación se reflejaría a través del "Yo creo".