Horoscopo Cerdo  Cerdo
1911, 1923, 1935, 1947, 1959, 1971, 1983, 1995.

Es un ser fuerte y valiente pero no por eso es arrogante, muy por el contrario. Le caracteriza su simplicidad y franca ingenuidad y llevará a cabo lo que le toque en su destino con alegría y natural resignación. Será una de las personas más valiosas con la que nos podamos encontrar. El Cerdo (o Jabalí) es muy buscado para compartir porque se rodea de armonía y es difícil que se mezcle en disputas de poca monta. Poseedor de una gran paciencia, no le gusta trabajar en más de una cosa cada vez, pero será detallista y exigente. Este sentido del deber no le impide ir con la misma pasión tras la experiencia de vivencias fuertes de placer, que en su mala versión pueden ser su perdición.

Le encantan las reuniones y podrá mantenerse leal y considerado con todos. Odia discutir y tratará de servir de mediador en cualquier disputa. Pero a veces esto no es una virtud porque es demasiado amable y condescendiente y suele perjudicarse. Como no le importa situarse en los primeros puestos, puede ser un agradable compañero o compañera porque nunca competirá por ser el centro, aunque muchas veces lo será sin proponérselo por sus modales y don de gente, llegando a ser indispensable en tu vida. Bondadoso e inocente, no obstante tiene mucha suerte y nunca le faltará una fiel relación de amistad que esté dispuesta para acudir en su ayuda. Sin embargo, prefiere dar antes que pedir.

Aunque es muy fácil de irritar, rápidamente abandona la batalla porque prefiere estar en paz, lo que le hace adaptable y flexible a la hora de compartir y sabrá escuchar tus argumentos. Ama hacer obras de caridad y aunque recurrirá a medio mundo, pondrá mucho de sí mismo, ya que no le asustan los compromisos y parece haber nacido para enfrentarse a ellos.

Su cara negativa es que puede ser tan bondadoso como aprovecharse de las situaciones y disponer de tus cosas sin ningún miramiento, como si fueran propias. De igual manera puede ser tanto extremadamente pulcro para agradar, como puede convertirse en un descuidado desaprensivo.

Si se enamora, puede ofrecerse en devoción, amor y fidelidad sin recibir nada a cambio. Pone amor y alegría en todo lo que hace, haciéndote sentir importante y atendido.

No es buen administrador pero le disgusta sentirse restringido en sus deseos. Eso lo hace materialista e ineficaz, así que a pesar de su buena suerte es preferible que tú cuides su dinero tratando de no hacerle sentir “atrapado” porque se deprimirá o conocerás a un Cerdo verdaderamente iracundo y hostil. Su tendencia permanente a dar, también responde a su gran necesidad de compartir. Le gusta vivir el hoy y trata de no volver al pasado ni anticiparse al futuro, así que tiene un gran poder de recuperación y una fuerte determinación frente a los reveses de la vida.

Sumamente escrupuloso y paranoico, no descansará en paz si se encuentra en contiendas legales y aunque sea justo lo que reclama se sentirá culpable por no haber sabido conservar la armonía. Muy sensual, no sabe disimular sus emociones ni decir que “no” a nada que le pida el ser amado y puede llegar a entregarse a profundas pasiones. Cuando está en ese estado no acepta que le pongan limitaciones y esto le puede llevar a la perdición, sobre todo si cae en manos de personas sin escrúpulos, que manejarán en su propio beneficio la increíble fuerza y dedicación del Cerdo y caerá ingenuamente en las redes del cazador.

Su fe, su alegría de vivir y generosidad, harán que pase la mayor parte del tiempo muy bien y, como no es una persona profunda, no se sentirá torturado por la desconfianza, lo que le convierte en un amigo fácil de llevar y siempre dispuesto a disfrutar ayudándote. Si no encuentra esta sana auto-gratificación en la vida, se lanzará a buscarla aunque sea auto-destructivamente ya que no reparará en excesos.

El Conejo y la Cabra serán sus compañeros preferidos porque comparten con él la necesidad de tranquilidad y armonía. Pero aunque parezca mentira, el Tigre puede acompañarle a recorrer caminos más sinuosos y hacerle sentir igualmente bien. Como es sumamente difícil llevarse mal con el Cerdo, también la Rata, el Buey, el Caballo, el Gallo, el Perro y el Dragón pueden compartir grandes y felices momentos con él. Otro Cerdo, no resultará una compañía muy atrayente ni divertida, pero no se llevará mal.

Las incompatibilidades más severas serán con la Serpiente y el Mono, porque siempre saldrá perdiendo con estos dos astutos animalitos.