LOS GUIAS ESPIRITUALES

 

  Retomemos el tema de la magia mestiza para conocer un aspecto interesante por lo insólito de su contenido: Los Guías. Anteriormente recordaremos que dijimos que muchos brujos han superado sus raíces unitarias e incursionan en magias de diversos orígenes, logrando un sincretismo.

 

  ¿Cómo ha sido eso? ¿Qúe hizo que tales brujos (por llamarlos de alguna manera, y por ser el nombre popular con que se le conoce en México) incursionaran en diversas corrientes mágicas?

 

   La respuesta es muy sencilla: Los Guías.

 

                             ¿QUE ES UN GUIA ?

 

  Comprender qué son los Guías requiere de entender como trabajan estos magos. Como común denominador estos individuos poseen la cualidad de vivir, además de en el mundo físico, en un mundo espiritual, energético o comunmente llamado más allá. Digamos que es otra realidad pero tan real como la nuestra y que en esa realidad existen fuerzas y seres capaces de intervenir en nuestro mundo.

 

  El brujo, en su desarrollo interior, al vivir también en ese otro lado logra desarrollar una madurez espiritual que le permite interrelacionarse con seres de características divinas. A estos se les identifica con ángeles, deidades antiguas, dioses contemporáneos o espíritus de luz. Lo curioso es que en esa interrelación es como se da una amistad (esto en el sentido más excelso de la palabra) donde dicho ser inicia a instruir al brujo en conocimientos que nosotros podríamos calificar de esotéricos. Cuando el brujo tiene cierto respaldo teórico se le amplían los conocimientos incluyéndole los secretos de las otras mágias. Entonces el brujo, con el paso del tiempo se convierte en un sincretista y sus discípulos mantienen esta línea.

Generalmente fabrican su altar y lo ornatan de acuerdo a las especificaciones de tales seres, a los cuales denomina Guías.

 

  Cuando le preguntamos a una practicante de esto nos señaló que los Guías son seres creados por Dios, siendo Dios mismo pero diferenciado para hacer una función específica;

ellos participan en la administración de lo creado y sólo contactan de manera directa en "el otro lado" (así llama ella el plano astral) con individuos conscientes.

 

  Con personas que estén despiertas en esa realidad alterna, y cuando el brujo vive en su cuerpo físico durante el día los guías mantienen contacto telepático, pero para ello el brujo ya debe ser un experto en el silencio interior pues sino los pensamientos no permitirían tal transmisión.

 

  Tan importante es la conciencia, la vivencia en esa otra realidad y el silencio interior que el discípulo no deja de ser discípulo hasta que no sea un habitante activo en aquella realidad y, lo fundamental, que sea amigo íntimo de algún Guía.

 

  De ahí que fuera lo único para lo que sirve el discípulo es para aprender a conocer la interrelación que hay entre los objetos y su contraparte energética.

 

                          TRABAJO INTERIOR E INDIVIDUAL

 

  No pertenecen a grupos, sectas, logias o congregaciones, pues su vida es 100 % práctica, fuera de sus "trabajos" viven como cualquier paisano, a veces crean grupos a su alrededor pero estos se disuelven al morir él y sólo aquellos que hayan "despertado" podrán seguir con el trabajo mágico por sí solos. Es muy común que formen linajes aunque hay quienes toman un discípulo y sobre ese trabajan, sin formar grupos.

 

  Ellos están a la sombra del público, en silencio, no se anuncian y la gente que los consulta que increíblemente es muchísima se entera por el clásico: "fíjate que conocí a una bruja que...". Entre estas gentes que practican una magia mestiza no existe una agrupación de ellos y por ellos, si se topan dos de ellos en la calle se reconocen pero cada uno sigue su camino, su único punto en común son los Guías. Incluso el término de "Magia Mestiza" es arbitrario pues una de las entrevistas me recalcó que el poder manejar vudú, santería, chamanismo y otras artes como el tarot es dada porque así tienen mayor rango de acción para trabajar. Digamos que sus Guías les dan un repertorio mayor de fórmulas para trabajar con ellos (con los Guías).

 

  Cuando están en la cima de sus capacidades y desarrollo son capaces de materializar cosas, de estar en dos lugares al mismo tiempo, meterse en los sueños de otras gentes, transformarse en animales, manejar el clima, entre otras muchas cosas más. Como el espacio no lo permite quienes deseen corroborar los hechos paranormales de lo que son capaces tales seres les recomendamos la lectura de una investigación financiada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) compilada en 7 tomos y la serie se llama "Los Chamanes de México", cuyo autor es el investigador Grinberg Zylberbaum, y su publicación

se la debemos a la editorial del Instituto Nacional para el Estudio de la Conciencia (que no es ni de esoteristas, ocultistas ni demás "istas", sino de profesionales de la investigación).

 

  Desgraciadamente este auge discreto de la magia mestiza ha sido excusa para que cientos de charlatanes y vivales busquen el oro del bolsillo ajeno, incluso en el famoso pueblo de Catemaco hay "brujos" que hacen "shows" completamente preparados, ensayados y perfeccionados que nunca faltan los incautos que se tragan el truco del "Pacto del Diablo en el Cerro". Hay quienes tratan de revivir un pasado de alguna étnia en casos recientes está la corriente mexicanista donde se exalta la cultura nahuatl, libros como "la mujer dormida debe dar a luz" o "regina", andan a veces en reuniones ecologistas y quieren vender la simplista idea un chamanismo distorsionado, un chamanismo "new age" cuando los mismos indígenas

renuncian hasta su lengua (por ejemplo, por cada 20 indígenas que dejan de hablar nahuatl sólo dos mestizos lo aprendemos, incluso existe el insólito caso de una étnia de un pueblo que en su totalidad dejó de hablar su lengua para dejar de ser catalogados como indios, esto porque hasta el censo de 1980 se utilizaba el criterio de que si una persona hablaba una lengua indígena como materna entonces este era indio, pues aunque no se crea aún en México no podemos definir sin que haya algún desacuerdo lo que es y/o quién es un Indio).

 

  La magia mestiza se ha desarrollado por encima de la magia europea, Vudú africano, santería latinoamericana y chamanismo tradicional indígena en la contundencia de sus trabajos, en la instrucción de sus miembros (que no son muchos) porque éstos están en contacto directo con aquellas entidades superiores que desde hace siglos trabajan con el hombre, con las mismas jerarquías que instruyeron a los iniciadores de tales corrientes.

 

  No son más en número que sus predecesores, no viven de cuotas y solo cobran lo adecuado para el consultante no para ellos (cuando cobran, hay quienes no piden cuota o pago). No requieren de otros humanos, únicamente de estar conscientes, vivir en el otro lado aún sin haber dejado por muerte este mundo físico, y el ser lo suficientemente maduros para entablar una relación eficiente y adulta con los Guías.

 

  Si nosotros queremos comprobar lo que ellos dicen empecemos por saber poner al intelectualismo, al conocimiento mental en donde le corresponde, y aprestémonos a despertarnos en ese plano energético; que los viajes astrales dejen de ser viajes y pasen a ser estadias con afincamiento.

 

  Quiero agradecer en este artículo a las personas que desinteresadamente han proporcionado información, en especial a Guille* (como punto final quiero resaltar que las personas pertenecientes a estas corrientes se abstienen de ponerse títulos, nombres o jerarquías, únicamente se hacen llamar por su nombre de pila o a lo mucho los investigadores le ponen el apelativo de Don, como a Don Lucio de Cuernavaca , o Doña Sara de Quintana Roo.